Manos

maestras

"Queremos dar cada uno de los pasos pensados, de manera que no perdamos lo que hemos avanzado": Alejandro Malaver

Manos Maestras es el resultado de ponerle corazón a una idea visionaria de dos jóvenes emprendedores que trabajaban empacando muebles en un almacén de cadena. Hoy tiene presencia en dos países de Latinoamérica y sus ventas alcanzan los 3 mil millones de pesos.

Cuando uno se encuentra con Alejandro Malaver, co-fundador de Manos Maestras, entiende el verdadero valor del emprendimiento. Su historia y la de Víctor, su socio, es quizás, una de las más inspiradoras para nuevas generaciones, “mientras nuestros compañeros jugaban rana en el salón de bienestar, nosotros nos sentábamos a planear la empresa con papel y lápiz”, cuenta.

La empresa comenzó con 150 mil pesos, con lo que mandaron a hacer las primeras tarjetas de presentación y a entregarlas en porterías de conjuntos residenciales de estratos altos. Malaver y Víctor Silva se le medían a todo: destapar caños, inodoros, armar muebles, y solucionar todo tipo de problemas en el hogar, eran ellos quienes ejecutaban y así obtuvieron sus primeros clientes.

“Siendo muy pequeños y aún con un computador prestado por mi hermano, siempre nos llamamos EMPRESA, confiamos en lo que sabíamos y superamos las barreras”, asegura.

Con una visión amplia para ver hacia dónde podían crecer, y todo el entendimiento del mercado durante seis años, los jóvenes emprendedores ofrecieron su negocio a Homecenter, lo que les permitió tener un crecimiento exponencial, llevándolos a Alkosto, Falabella, y a otros almacenes de cadena.

Uno de los logros de Manos Maestras fue formalizar, en cierta medida, el mercado que estaba desordenado, pues los trabajadores de estos almacenes ofrecían el servicio de manera informal.

Hoy Manos Maestras también tiene operaciones en los almacenes Sodimac y Metro de Perú. “Siempre hemos estado acompañados de gente que ha creído en nuestra empresa -pero no somos solo un número de sucesos favorables-, queremos consolidar una empresa que dure, 40, 50 o muchos años más”, asegura.  Por esa convicción, Manos Maestras hace parte de Emprende País para fortalecer mucho más su negocio y garantizar un mejor servicio con técnicas innovadoras.

¿Qué los ha llevado a conseguir el éxito?

“Tenemos la fortaleza en el espíritu para no abandonar la construcción de nuestro sueño. No tuvimos miedo a perder y lo arriesgamos todo. Adicional a eso, logramos estar en el momento indicado, hoy en día los muebles vienen cada vez más divididos en piezas, eso hará que tengamos mucho más trabajo” comenta.  Manos Maestras instala 5 mil productos al mes en los hogares y aun así la empresa no instala ni el 1% de los productos que se venden en almacenes de cadena.

“El éxito es el logro de un sueño, pero el éxito es cíclico, el soñador vuelve y sueña”, afirma.

Manos Maestras espera crecer durante los próximos 20 años, generando un impacto social y ampliando su operación a México y Chile.

“No sabemos cómo decir a  dónde queremos llegar porque eso sería limitar lo que queremos lograr. La empresa crecerá de forma exponencial. Queremos dar cada uno de los pasos pensados de manera que no perdamos lo que hemos avanzado”, aseguran Alejandro y Víctor.

Actualmente, su interés ya no es crecer en ventas sino optimizar la operación del negocio hasta llevarlo a la excelencia, lo que según Alejandro, hará que las ventas crezcan a un nivel exponencial, pues para él “la mejor gestión comercial es una buena operación”.

Conoce otros proyectos

  • SillaYa.com

    Ver más
  • Café Devotion

    "Hace 6 años queríamos crear un modelo...

    Ver más
  • Bichopolis

    Yohana Martínez, Co-fundadora Bichopolis.

    Ver más