Vive Agro

"Tenemos la capacidad y el conocimiento para ser los líderes en la industria del los vegetales con valor agregado": Juan Felipe Arbeláez.

Vive Agro comenzó hace cuatro años como un sueño de una familia que quería cambiar el paradigma de compra de vegetales en Colombia. Hoy, planean ampliarse a dos plantas de producción y facturan cerca de 5 mil millones de pesos al año.

El propósito que se plantearon Juan Felipe y Pablo Arbeláez fue optimizar la logística del agro en Colombia, luego de leer que el 30% del producto que se cosechaba en el mundo se perdía en la logística de entrega al consumidor. Así, encontraron que había potencial a desarrollar en la parte logística de cómo entregar el producto al consumidor y mejorar las prácticas de almacenamiento.

Construyeron un plan de negocios que migró a lo que es hoy la compañía que cuenta con clientes de alto nivel. “Tuve una amiga Chef que vive en España que me contó que sus productos le llegaban precortados y listos, eso tenía un proceso que aquí en Colombia no se conocía. Empezamos a investigar y a tomar buenos ejemplos de esos países y trajimos la idea de negocio al papel”, asegura Arbeláez.

Luego de un proceso de búsqueda de inversión ángel y la apuesta de recursos familiares, a finales de 2011 la planta ya estaba lista y operando. En 2012, arrancó el primer año de comercialización, “fue un año de prueba para romper paradigmas de cómo se compran vegetales en el país, sobre todo en restaurantes”, comenta. Fue un año difícil, con ventas bajas y unos costos fijos altos. En 2013 entramos en una dinámica de ventas importante que puso la compañía en punto de equilibrio y en una senda de crecimiento rentable.

“Tenemos la capacidad y el conocimiento para ser los líderes en la industria del los vegetales con valor agregado”: Juan Felipe Arbeláez

¿Cómo fue el proceso de romper paradigmas con los clientes?

No fue nada fácil. Los vegetales precortados están catalogados como el producto más perecedero en la industria de alimentos. El producto sustituto es prácticamente un commodity y nosotros vendemos un producto con valor agregado, bajo una propuesta de valor diferenciadora basada en los ahorros, la eficiencia, la inocuidad y la trazabilidad.

Para Arbeláez, “el mundo está girando a que cada vez usted sea más consciente de lo que se está comiendo. Las noticias, los medios y la conectividad hacen que el consumidor sea más consciente y eso nos ayuda a que el producto tenga mayor salida”.

Con Vive Agro, las compañías clientes como Subway, El Corral, Grupo CBC, Burger King, Crepes & Waffles y otros tienen la posibilidad de seguir toda la trazabilidad de los vegetales que consumen desde el cultivo hasta su distribución en los puntos de venta.

¿De dónde vienen los productos que ofrece Vive Agro?

La compañía trabaja de la mano con medianos y pequeños agricultores de varias regiones del país. “El impacto social es muy relevante. Trabajamos con aquellos productores que están dispuestos a aprender y a mejorar sus condiciones de siembra y sus prácticas. Nos conectamos directamente con el productor y rompemos las cadenas de intermediación. Queremos que los productores tengan voz y voto en nuestro negocio.”, comenta.

Vive Agro cuenta con agrónomos que asesoran los cultivos en tiempo real, promoviendo mejores prácticas y potenciando el impacto social en la zona. Semanalmente se dan charlas sobre semillas, riego, insumos, trabajo social, prácticas laborales, entre otros temas.

Factores de éxito de Vive Agro

Como lo describe Arbeláez, es una compañía que ha sido influenciada por quienes la han apoyado desde su creación. “Sin el apoyo de los socios y la Fundación Bolívar Davivienda, a través de Emprende País, no estaríamos aquí”, asegura.

El networking que facilita Emprende País permite exponerse en el ecosistema y generar conexiones interesantes para los emprendedores, como lo comenta Arbeláez, “se logran contactos de muy alto nivel que uno nunca imaginaría haber tenido”.

“Aquí usted está yendo a ‘Emprendedores Anónimos’ a contar su historia y a sentirse acompañado por personas claves como los conferencistas y los mentores que lo sitúan, le levantan el ánimo y le hacen mantener el espíritu emprendedor vivo para darle la cara a sus empleados y demostrar que su negocio no para”, dice.

Sin embargo, para Arbeláez, hacer parte del programa de la Fundación Bolívar Davivienda, implica un gran reto: “no todo el mundo merece estar en Emprende País. Uno tiene que cumplir ciertos hitos, esforzarse y dar la milla extra para poder hacer parte del programa”, comenta.

Construyendo los pasos para ser una gran empresa en nuestro país

Vive Agro aún es una empresa joven, pero con indicadores financieros muy buenos. Tiene un EBITDA sólido que le permite tener equilibrio en sus finanzas. Esto permite que la compañía tenga entre sus planes la ampliación a dos o tres veces en plantas de producción y conseguir inversionistas que aporten al crecimiento.

Empezaron vendiendo 480 millones de pesos, hoy llegan a los casi 5.000 millones y planean seguir creciendo en ventas en los próximos años. “Tenemos la capacidad y el conocimiento para ser los líderes de la industria”, asegura. Adicionalmente, Vive Agro espera hacer presencia en diferentes ciudades y ampliar sus plantas de producción a Antioquia y la Costa.

Conoce otros proyectos

  • Peveecka S.A

    El aporte del programa ha sido crucial...

    Ver más
  • Bichopolis

    Yohana Martínez, Co-fundadora Bichopolis.

    Ver más
  • Café Devotion

    "Hace 6 años queríamos crear un modelo...

    Ver más